Cuando corro, suelo escuchar música en Spotify 🏃‍♂️🎧. A veces pongo mi lista favorita en modo aleatorio. Pero tiene un gran inconveniente: para mantener tu atención, Spotify repite tus canciones preferidas de manera aleatoria, lo que te hace perder las novedades. Para retener tu atención, te lanza las que más has escuchado antes. Te atonta. Te anestesia. Experimentas lo que yo llamo la «felicidad del tonto» y terminas cantando siempre las mismas canciones, una y otra vez, como quien canta «Mi gran noche» en el karaoke de siempre 🎤.

En la empresa pasa algo parecido.

Si siempre escuchamos a las mismas personas, nos estancamos. No creces 🚫🌱.

Nos perdemos la oportunidad de conocer ideas nuevas. Es como cuando Spotify te sugiere una canción nueva y la ignoras 🙉.

En el trabajo, los compañeros nuevos aportan ideas frescas. Nos hacen ver las cosas de otra manera. Nos cuentan chistes diferentes. Nos enseñan nuevos trucos y formas de ver una realidad que vivimos de forma anestesiada. Imagina hablar siempre con las mismas personas sobre lo mismo. Es como vivir «atrapado en el tiempo». Suena aburrido, ¿no? Pues eso es lo que muchos hacemos.

No te quedes solo con los ‘grandes éxitos’ de siempre en tu empresa. ¿Por qué no nos damos la oportunidad de sorprendernos con algo nuevo? Al fin y al cabo, ¿quién sabe? Tal vez la próxima gran idea sea como esa canción desconocida que termina siendo tu nueva favorita 🌟.

¡Sube el volumen de la innovación y deja que la música (¡y las ideas frescas!) fluyan! Nunca sabes cuál será tu próxima canción favorita.

Feliz día 🙂